Hallaron apuñalado y calcinado a un hombre en su casa

Un solitario ladrón habría ingresado a la vivienda de la víctima con fines de robo.

Policiales Por: Sucesos Rafaela 03 de junio de 2019
0026049368

Un hombre de 72 años fue salvajemente asesinado de al menos siete puñaladas y golpes en la cabeza y luego fue incinerado dentro de una casa de Pedro Lino Funes al 2100, pegada al Fonavi Parque Oeste. Un solitario ladrón habría ingresado a la vivienda de la víctima con fines de robo y los investigadores ya ponderan datos de un sospechoso.

   Los vecinos apostados sobre los ventanales de los monoblocks del Fonavi miraban azorados ayer a las 20.15 cuando sacaban el cuerpo calcinado de Carlos Viugus, un jubilado que residía solo en una chalé modesto de Pedro Linos Funes 2055.

   “No sean morbosos, por lo menos tapenló”, se molestó una mujer ante la exhibición del cadáver desnudo, sin una manta que lo protegiera de las miradas más obscenas o de la posibilidad de una fotografía de un celular privado. Un pibe del barrio se acercó para dialogar con este diario y parecía tener más datos que la policía. Pero frenó el impulso de dar a conocer alguna referencia, solo atinó a decir que sin dudas el autor del crimen “estaba redrogado. Es alevoso, la gente acá está indignada. Se rezarpó”, dijo suelto de cuerpo.

   Según datos preliminares, Carlos había cobrado el viernes su jubilación. Y ese dato cayó en manos de un delincuente que habría ingresado a su casa con fines de robo. No se pudo determinar si el atraco ocurrió durante la madrugada de ayer o antes del mediodía.

   Lo concreto es que el hecho quedó al descubierto pasadas las 16.10 de ayer cuando una vecina advirtió el humo y las llamas que emanaban de la casa. Además, el perro de Carlos ladraba desesperado. “Parecía avisar que su amo estaba adentro, ladraba, ladraba desesperado”, describió con tristeza una mujer sobre la conducta del animal.

   Una vez arribados al lugar, bomberos y policías primero sofocaron las llamas y luego advirtieron el cuerpo sin vida del dueño de casa. A simple vista presentada al menos siete puñaladas en el cuello y la espalda, y un golpe fuerte en la cabeza.

   Por entrevistas y el relevamiento de los investigadores, surgió otra hipótesis diferente a la del robo. Esa evidencia indica que Carlos mantuvo una fuerte discusión con un hombre que frecuentaba su casa, supuestamente utilizada como aguantadero de delincuentes. Esa persona sería el principal sospechoso del homicidio, cuya investigación quedó en manos del fiscal Luis Schiappa Pietra.

Fuente: La Capital

Te puede interesar