La macabra excusa que usó la mujer que guardó la cabeza del esposo en una caja

El caso que conmocionó en las últimas horas a España y al mundo suma un nuevo capítulo. Se conocieron nuevos detalles sobre la historia en la que una mujer le pidió un favor a otra y le entregó una caja que supuestamente contenía juguetes sexuales, pero ésta al abrirla se encontró con una desagradable situación: la cabeza de su pareja que había desaparecido en abril.

Generales Por: Sucesos Rafaela 03 de octubre de 2019
mujere-entrenamiento-2-700x395

La vecina recibió la caja y la ocultó. Sin embargo, en un momento decidió abrirla para ver que había en el interior y halló una cabeza humana en estado de descomposición.

Ahora, los investigadores revelaron María del Carmen Merino Gómez, de 61 años, que lo habría cocinado antes de envolverlo en papel de aluminio para evitar el mal olor cuando se terminara de descomponer la cabeza.

Según informó la cadena Antena 3, la detenida en la ciudad de Castro Urdiales sostuvo que era la cabeza de de su pareja, Jesús María Baranda, del que no se sabía nada desde abril, y aseguró que alguien la habá dejado en la puerta de su casa.

"La guardé porque era el único recuerdo que tenía de él", aseguró. Sin embargo, no reveló por qué le dio la caja a una vecina.

Además, señalaron que el cráneo no tenía ningún resto tejido, por lo que no descartan que haya sido tratado con alguna sustancia química.

Investigadores especializados de la Guardia Civil intentan determinar qué ocurrió con el resto del cuerpo.

María del Carmen se encuentra detenida y tiene antecedentes por dos estafas cometidas en 2013 y otra en 2017.

“Desde el primer momento supimos que había algo extraño en su desaparición, sospechamos que algo grave había pasado”, dijo la prima del desaparecido, Begoña Arias, en declaraciones a la cadena de radio española COPE. “Siempre sospechamos que pasaba algo malo, él no se hubiese marchado nunca sin decir nada. Durante meses nos llegaban mensajes desde su móvil pero con un lenguaje que no era suyo. Por eso pedimos que nos mandase mensajes de voz y desde ese momento no volvimos a saber nada más de él”, añadió.

“Pusimos la denuncia. La Guardia Civil se portó fenomenal con nosotros, pero el juez decía que había sido una desaparición voluntaria, hasta que ha saltado la bomba. […] Le daba un voto de confianza a su pareja, pero mi familia veía que no era buena persona, no les gustaba", explicó Begoña Arias, que reveló que justo después de que ellos pusieran la denuncia, María del Carmen Merino se presentó en comisaría para “poner otra”.

Te puede interesar